Tautograma

El Tautograma es un tipo de verso, estrofa o composición poética en la cual todas las palabras comienzan por la misma letra. Este recurso literario también puede aparecer en textos escritos en prosa, refranes o trabalenguas... Incluso en la entrañable cartilla con la que aprendíamos a leer: "Mi mamá me mima". Quevedo es el autor de uno de los más populares:

Antes alegre andaba; agora apenas
alcanzo alivio, ardiendo aprisionado;
armas a Antandra aumento acobardado;
aire abrazo, agua aprieto, aplico arenas.

Al áspid adormido, a las amenas
ascuas acerco atrevimiento alado;
alabanzas acuerdo al aclamado
aspecto, a quien admira antigua Atenas.

Agora, amenazándome atrevido,
Amor aprieta aprisa arcos, aljaba;
aguardo al arrogante agradecido.

Apunta airado; al fin, amando, acaba
aqueste amante al árbol alto asido,
adonde alegre, ardiendo, antes amaba.

Francisco de Quevedo

Existe también otra variedad de Tautograma, más sencilla, cultivada por algunos poetas, en la cual se puede incluir algunas palabras de relleno (conjunciones, artículos o preposiciones, generalmente) que no se ajustan a la premisa de empezar por la letra en cuestión. Así sucede en estos versos de un servidor:

Falta fuerza, Felipe, francamente;
Fernando, faltan fuegos futuribles;
falta un frente forjando felizmente
fiestas fáciles, fábricas factibles.

Faltan férvidos fieles fabulosos,
faltan fértiles frailes y festivos;
faltan, Fabio, los faros fervorosos,
frugales, filantrópicos, furtivos.

Falta un fajo de fábulas, Facundo,
y a lo fatuo le falta fenecer;
falta faltarle al falso, al furibundo;
faltan fuentes fructíferas, Ferrer.

Faltan faustos fenómenos, Fidel;
faltan fueros sin fallo y sin faltar;
Flautas, flores fragantes y un fardel
de fidedigno y fiel filosofar.

Jesús María Bustelo Acevedo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario